Psicología General

Los Sentidos

Dr. C. George Boeree
Departamento de Psicología 
Universidad de Shippensburg

Traducción al castellano: 
Nacho Madrid


Gusto
Hay alrededor de 10.000 papilas gustativas en la lengua, agrupadas en papilas (esos botones por toda tu lengua). Las papilas gustativas son grupos de cuerpos neuronales que trazan delgados surcos en las papilas, y parecen como microscópicos racimos de bananas.

Papila gustativa

Las moléculas de la comida que comemos se mezclan con la saliva y encuentran su camino entre los surcos y en las superficies de las neuronas. Como una llave encajando en una cerradura, estas moléculas abren pequeños poros en las membranas celulares y comienzan el proceso de disparo en la neurona de forma muy parecido al modo en que los neurotransmisores lo hacen entre neuronas.

Hay solo cuatro sabores básicos – esto es, solo cuatro moléculas particulares a las cuales responden otras tantas neuronas en la lengua:

Salado
Dulce
Salado
Ácido

Puede haber un quinto sabor: “Umami” (en, por ejemplo, el glutamato monosódico).

Nota también que tu lengua es sensible al tacto (de ahí la idea de textura en la comida), y a la temperatura y, por supuesto, al dolor. Los pimientos Jalapeños, por ejemplo, tienen un cierto sabor en el sentido ordinario, pero también nos proveen con una deliciosa (¡) sensación de dolor. Puedes encontrar útil saber que, si tu boca quema de comer pimientos, ayuda beber leche, porque las grasas lácteas disuelven las sustancias químicas activas (capsaicina) mientras que el agua meramente las esparce alrededor.

Quizá la mayor parte de nuestro sentido del gusto sea, curiosamente, el olfato …


Olfato

El olfato funciona como el gusto: Es también un sentido de “llave y cerradura”. Esta vez, es una cuestión de aire húmedo que pasa por una membrana mucosa especializada del tamaño de una moneda en la parte superior de la cavidad nasal.

Bulbo olfatorio

Con el olfato, parece que respondemos a la presencia de cierta combinación de siete moléculas básicas:

Floral
Mentolado
Almizclado
Acre (cómo especias)
Alcanforado (como las bolas de naftalina)
Etéreo (como los fluidos de limpieza en seco)
Pútrido (como huevos podridos)

Pero estamos lejos de saber que estos son los aromas fundamentales – algunos investigadores piensan que hay muchos más.

Los sentidos químicos son extremadamente sensitivos, y esto es así especialmente con el olfato. Podemos detectar el ácido acético (el olor del vinagre) en una concentración de 500.000.000.000 moléculas por litro de aire. Pero los perro nos ganan en esto:!Ellos pueden detectarlo en una concentración de 200.000 moléculas por litro de aire!

Ha habido un considerable debate durante muchos años sobre la existencia de un sentido similar al olfato que pueda detector la presencia de moléculas llamadas feromonas. Muchos animales claramente pueden oler la presencia de una pareja potencial a largas distancias. La gente puede ciertamente oler a otras personas – pero, ¿hay un olor especial que no es realmente un aroma particular, sino que nos lleva a sentir, bien, esos sentimientos especiales de “Te quiero”? . Creo que no, pero hay muchos que están en desacuerdo conmigo.


Tacto

La piel tiene realmente tres tipos de sensaciones: Presión, temperatura y dolor.

La presión es una cuestión de distorsión mecánica, la torcedura de un “pelo” de una célula ciliada. No es realmente un pelo, por supuesto, sino una versión extendida de una dendrita. Cuando se dobla, su tensión causa la apertura de poros, el intercambio de iones, y, por supuesto, el disparo de la neurona. Hay, de cualquier modo, tres tipos diferentes de receptores de presión: tacto ligero, presión y vibración.

La temperatura parece tener una influencia directa del calor o frió que abre ciertos canales iónicos. Hemos encontrado tres de ellos: uno para el frió, otro para el calor, y otro para el calor extremo. Quizá haya también para el frió extremo o incluso para la templadez.

Es interesante señalar que el mentol puede también activar los receptores del frió, y nos hace pensar que estamos sintiendo frió cundo no es así. Es también peculiar que, cuando tocamos una “parrilla termal” – una superficie que alterna líneas de frió y calor – no sentimos ni frió ni calor, sino dolor!

Hablaremos del dolor de forma separada, pero básicamente, el dolor es una cuestión de detectar ciertas sustancias químicas que indican un daño en los tejidos. Con el dolor también se clasifica el picor y el cosquilleo. Es interesante que hay una sustancia llamada capsaicina que actúa en los receptores del dolor de la misma forma que hace el daño real. Se ha encontrado en cosas como los pimientos jalapeños, como se mencionó más arriba.


Sentido Kinestésico

El sentido kinestésico está basado en neuronas receptoras de los músculos y articulaciones que básicamente trabajan sobre el principio mecánico de distorsión. Algunos de esos receptores son células ciliadas; otros son husos que empiezan a disparar cuando se estiran.


Sentido Vestibular

El sentido vestibular te dice donde está “arriba”, cómo esta tu cuerpo en relación a “arriba”, y cómo tu cuerpo está moviéndose en el espacio. Las sensaciones está basadas en células ciliadas. En el oído interno, hay una configuración especial de tres canales semicirculares alrededor de un área central. En los canales semicirculares, el movimiento del fluido cuando giras causa que grumos gelatinosos llamados cúpulas se unan unos a otros, lo que causa que las células ciliadas se unan también. Los tres canales están orientados aproximadamente 90º uno de los otros, y eso te hace tener información del giro en las tres dimensiones.

El sentido vestibular también está conectado a partes del cerebro que te dicen cuando es tiempo de vomitar. Esto es la causa del mareo por movimiento.

Si giras mucho y luego paras de repente, la sensación se mantiene durante un poco, y te parece que aun sigues girando, pero en la dirección contraria. Tu cerebro puede tratar de compensar esto, y te haga caer o al menos sentirte mareado.

También puedes confundir estos canales cuando te duchas y entra agua fría o caliente en tu oído. Los cambios de temperatura pueden causar que los fluidos se muevan y sientas como que giran, y entonces puedes sentirte mareado.

Las dos áreas centrales de este órgano también tienen células ciliadas, Las células ciliadas están incrustadas en grumos gelatinosos llamados máculas, los cuales los llevaran en una dirección u otra, dependiendo de si estas boca arriba, inclinado hacia un lado u otro, o haciendo el pino. La inclinación de las células ciliadas de nuevo envía señales al cerebro que las interpreta como corresponde.


Oído (Audición)

El oído es también una cuestión de las células ciliadas. Seguro que recuerdas la estructura básica del oído: El canal del oído externo lleva al tímpano, un tejido delgado estirado desde la abertura. Debajo del tímpano, hay una secuencia de tres pequeños huesecillos que amplifican las vibraciones del tímpano. Estos terminan en otro delgado tejido que encierra el verdadero órgano del oído, llamado coclea. Es realmente un tubo, primero doblado por la mitad, y después girado en espiral, y relleno de fluido.

Sección de la coclea

A lo largo de este tubo, hay una membrana que se mueve de acuerdo a los patrones de ondas del fluido. Tiene células ciliadas creciendo bajo ella, y esas células ciliadas envían mensajes al cerebro de los patrones de onda y cambios que detecta. Esto puede sonar bastante complicado, pero la descripción está realmente muy simplificada.


Vision

La vision es diferente de todos los otros sentidos. Implica neuronas receptoras que son sensibles a la luz. La luz entra a través de la pupila y cristalino del ojo y es proyectada en la superficie oscura del ojo llamada retina. La retina está compuesta de, entre otras cosas, neuronas receptoras llamadas conos y bastones.

Los bastones son sensibles a un amplio rango de luz, p. Ej. nos informan sobre “blanco”. Contienen rodopsina, una sustancia que es sensible a la luz. Nota que una parte crucial de esta sustancia está derivada de la vitamina A. Las sustancias se rompen cuando se exponen a la luz y liberan una proteína (opsina) la cual eventualmente libera un neurotransmisor para mandar mensajes al cerebro (“hay luz”). Después los productos liberados son reconstruidos en rodopsina.

Los conos son similares, pero incluyen una sustancia llamada iodopsina, que es sensible a longitudes de onda más específicas, dependiendo de pigmentos asociados con estas sustancias. Un tipo de cono responde al rojo, otro al verde, y otro al azul. De nuevo, una proteína (retinina) lleva a la liberación de neurotransmisores, etc.

Los bastones son mucho más sensitivos que los conos. Esto es por lo que ves en blanco y negro cuando no hay mucha luz. Los animales nocturnos tienden a ser ciegos al color, esto es, ellos no tienen conos, para ellos el color es de poco uso mientras que la alta sensitividad si lo es. También, los animales nocturnos normalmente tienen un fondo brillante en su retina que refleja la luz de vuelta a los bastones llamada tapetum. Está normalmente hecha de pequeños cristales. !Es por esto por lo que los gatos y otros animales reflejan la luz de sus ojos!

Como con todos los sentidos, la visión es bastante más complicada, pero por ahora nos puede servir saber esto.